Ama y cuida tu flor

Ayurveda es el sistema holístico de salud originado en India hace más de 5000 años.

Esta filosofía nos enseña a mantener un estado de equilibrio físico y emocional, y a ir adaptándolo a los cambios que se van produciendo en nuestro cuerpo y en el entorno en el que vivimos, para poder conservar este estado de salud y bienestar.

Desde la nutrición hasta el yoga, éste es un sistema muy práctico que nos proporciona a las mujeres infinitos recursos y consejos fáciles de aplicar para mantener el equilibrio hormonal durante todas las etapas de la vida, y para el cuidado de nuestras zonas más íntimas y delicadas. En especial, a medida que avanzamos hacia la menopausia y vamos produciendo menos estrógenos, el Ayurveda nos acompaña con toda su sabiduría milenaria. Aquí algunos consejos para incorporar a los cuidados diarios de la vulva y vagina, nuestra preciosa flor. Son sencillos y sumamente efectivos.

Aceite de sésamo: un gran aliado contra la sequedad, no puede faltar en nuestra dieta. Lo encontraremos en las tiendas de dietética, supermercados ecológicos… Importante que sea bio y que no provenga de semillas tostadas. Además, en Ayurveda se usa de manera local, insertando una pequeña cantidad (15ml) en la vagina y masajeando suavemente hasta su absorción para lubricar y tonificar este tejido. Para insertarlo utilizamos una jeringuilla te tamaño pequeño, como las que se utilizan para insertar cremas ginecológicas. A continuación, introducimos cuidadosamente un dedo y efectuamos un suave masaje hasta que el aceite haya sido absorbido totalmente por el tejido vaginal. Efectivo y sin ninguna contraindicación o efecto secundario, es una alternativa natural, eficaz y barata a las cremas y lubricantes comerciales, que suelen contener hormonas y productos químicos. En Ayurveda, este tratamiento se llama Yoni Abhyanga (masaje vaginal) además de combatir la sequedad, se recomienda a las mujeres que han dado a luz y a quienes sufren de prolapsos para recuperar el tono y la elasticidad.

Aceite esencial de lavanda: anti-inflamatorio y anti-bacteriano, 2-3 gotas diluidas en agua para la higiene íntima. También podemos mezclarlas en un poquito de yogurt y utilizar como “jabón” íntimo.

Probióticos: indispensables en nuestra dieta, los del yogurt fresco y otros productos fermentados como la pasta de miso y el choucrutte. Además, podemos encontrarlos en forma de suplementos, en cápsulas de fácil inserción en la vagina cuando sospechamos alguna pequeña infección o candidiasis.

Espero que estos consejos te sean de ayuda y motivación para cuidarte, siempre,

Irene

lokah samastah sukhino bhavantu

que todos los seres sean felices y tengan paz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *